Relatos ganadores del concurso “Discurso político Idazki 2020”

TALLER INTERGENERACIONAL DE ESCRITURA Y LECTURA CREATIVA IDAZKI

 

 

“Este taller ofrece un espacio imaginativo y amplio, a las personas que desean disfrutar, crear y desarrollar el interés por la expresión oral y escrita.

A partir de este doble eje trabajamos con pautas, estímulos y propuestas diversas; la prosa y el verso. Nuestro objetivo se centra no sólo en el contenido escrito, también y a través de la lectura, en trasmitir el conjunto de sensaciones y emociones que hacen que el texto sea interesante, por lo que dice y por cómo se dice.”

El 10 de diciembre de 2020, trabajamos en clase “La Narración enmarcada”. Se trata de una técnica literaria que consiste en introducir dentro de la narración principal uno o varios relatos. La narración se interrumpe para dar paso a un escenario distinto. Esta técnica tiene varios factores que benefician a la obra; da unidad a un libro de relatos, ayuda a enriquecer una novela y hace factible poder trabajar con diferentes voces narrativas.

Como ejemplo, trabajamos en clase El Decamerón de Boccaccio, donde un grupo de jóvenes aristócratas escapa de una ciudad asolada por la plaga y se refugia en una casa en el campo y para no aburrirse, se cuentan historias. Concretamente nos centramos en la primera jornada: novela tercera. Con esta técnica escribimos los siguientes relatos enmarcados.


LA BEBEDORA

Relato escrito a partir del cuadro impresionista “Absenta” de Edgar Degas
Todos los días iguales; la misma taberna, el mismo vestido, la misma tristeza, la misma bebida, el acompañante el mismo. Soy Ellen Andreé y Degas me inmortalizó en este cuadro por los siglos de los siglos. ¿Alguien puede ayudarme a salir de él?
Querida Ellen: Estás y no estás, juntos y separados, hombre y mujer. Nos une la bebida, la existencia y también el alcohol para olvidar el presente y afrontar el futuro. Me voy rompiendo en la ausencia. ¡Que amarga es la vida! Lágrimas que el alcohol humedece y ahoga, triste silencio en mis pupilas. Me miras pero no me ves, la cercanía nos aleja, miradas perdidas y ocultas, espacio de melancolía, sueños rotos y ausentes de por vida. Espero por esperar y olvido por olvidar, me he ido y ausentado del cuadro, porque mi esperanza es no beber para volver a la vida. Hace mucho tiempo, hace años, una mañana de primavera, todo era luz, color, alegría, dulzura, diálogo, amistad, cariño, besos, abrazos, y promesas. En una palabra un florido jardín de unos jóvenes enamorados. Yo te ayudaré a salir ¡porque mi destino es amar y ser amado!
Marcellin Desboutin
Maravilloso, Marcellin. Pero ¿Cómo lo lograrás?
 
Josetxu Arcaute
 

 

EL GATO ENMARCADO

“Soy un gato, aunque todavía no tengo nombre. No sé dónde nací. Lo primero que recuerdo es que estaba en un lugar umbrío y húmedo, donde me pasaba el día maullando sin parar”. Pero acertó a pasar por allí una chica que me miró sonriente, me cogió con mucha suavidad y me llevó a su casa. Allí me puso un platito con leche.
Después ella pensó en el nombre. Como si hablase conmigo, le oí decirme:
-puedes llamarte León ¿qué te parece?
Ella se llamaba Renée y pasaba muchas horas fuera de casa. Cuando llegaba estaba cansada y aprendí con el paso de los días que su voz sonaba triste. Yo me arrimaba a ella, al principio con precaución y luego buscando sus caricias y agradeciéndole todo, con ronroneos, frotes y algunas
lametaditas.
Cuando leía, cosa que le gustaba mucho, yo me ponía a su lado y una tarde de domingo empezó a leerme: Hace mucho tiempo, había en la ciudad castellana de Ávila un palacio-fortaleza adosado a la muralla, que tenía una salida a la misma, pero esta fue tapiada. A lo largo de los años trataron de reabrirla, pero tras muchos avatares y no conseguirlo, el señor Pedro Dávila pensó, que si no podía abrir de nuevo la puerta, sí podía abrir una ventana, en cuyo zócalo hizo grabar en 1541 la siguiente inscripción:
“Donde una puerta se cierra otra se abre” . Dejándola de esta forma para la posteridad como resultado de su lucha.
Y para mí, como gato que soy, es como una puerta abierta a la esperanza.
Por mal que nos vaya en la vida siempre habrá una salida.
Flor Morillo
1 Soy un gato Natsume Soseki.
 
 
 

 

EL MEJOR REMEDIO

El doctor García salió del hospital, apesadumbrado. Dos pacientes habían muerto en sus manos. Tras la dura jornada, en lugar de volver a casa, tomó el camino de un parque cercano. Cabizbajo y con andar apagado, no podía arrancar de sí la tristeza. No veía el paisaje. No sentía la primavera.
Fue así una casualidad que viera un folio clavado en un árbol, donde se leía en mayúsculas:  DOCTOR GARCÍA. Sorprendido, desplegó el papel y comenzó a leer:
‘En un reino remoto vivía un rey que odiaba los pájaros desde que una paloma ensució la capa real, detestaba las flores desde que una abeja le picó al oler una rosa y aborrecía los abrazos porque era costumbre depravada y plebeya.
Un día que oyó el irritante trino del gorrión, vio despuntar los primeros brotes del almendro y descubrió a un jardinero abrazado a su hijo, el rey llamó al canciller mayor y le dictó el siguiente bando:
“Por la gracia otorgada a su majestad, el rey Teodoros I dicta a sus amados súbditos las siguientes providencias, cuyo incumplimiento acarreará la muerte:
Primero: Queda abolida la primavera con todos sus pájaros y flores.
Segundo: Se prohíbe toda práctica de saludos, besos y demás vicios que implican
contacto físico e intercambio de fluidos corporales.
Tercero: Se castiga con pena de prisión cualquier manifestación de risa y alegría”
Los pregoneros difundieron el bando hasta los confines del reino y los esbirros lo hicieron cumplir con particular entusiasmo.
Ajenas al edicto, sin embargo, las margaritas abrieron sus pétalos, las rosas extendieron su perfume y las golondrinas desplegaron sus trinos.
Solo los súbditos de aquel reino lejano cumplieron fielmente la orden, dejando de besarse y abrazarse y absteniéndose de reír’.
Nunca supo el Doctor García quién dejó aquel papel, pero desde entonces disfrutó del piar de los gorriones, aprendió a querer a las personas de alrededor y su sonrisa fue el mejor remedio para los pacientes.
Jesús Grisaleña “Erpin”
 

 

EL MURAL

Estamos en el túnel de Cicujano donde hace 2 años, niños y adultos de los pueblos cercanos, bajo la batuta de la artista Irantzun Lekue, nos juntamos en auzolan para convertir el deteriorado túnel en una exposición artística digna de ser visitada. Fue una bonita experiencia.
En mi papel de cicerone, me adentro en el túnel con la familia y nos paramos frente al mural que más me había impactado.
-Mirad –les digo, esta pintura es un homenaje a nuestras antepasadas, que fueron juzgadas en Logroño en Septiembre de 1611, acusadas de brujería.
La electricidad juega con la oscuridad del túnel y los miedos allí guardados laten alborotados. De repente sentimos una voz que decía:
-Soy Magdalena Elorza, de 50 años, viuda de Fauste, residente en Atauri y nacida en Maestu, y llevo vuestro apellido. En el juicio de Logroño, declaré haber estado en dos akelarres en los que dije haber visto; a dos clérigos de Antoñana, dos curas de Corres, uno de Vírgala Mayor y al abad de Suso residente en Leorza. Un mes más tarde pude retractarme en Gasteiz ante el inquisidor Salazar y el intérprete de euskera Fray Domingo de Sardo. Fui exonerada y pude volver a mi vida cotidiana.
Mi hija mayor, prometedora escritora, rompe el silencio que siguió a estas palabras:
-Ama, cómo tuvieron que torturarlas para que se autoinculparan y…si necesitaron intérprete…es que no dominaban el castellano…¡¡¡Uf!!! Esto no se puede quedar en el olvido, vamos… nos tienes que contar más, sobre estas tremendas historias.
Vuelvo a casa a escribir en caliente los relatos que contaba mi ama sobre el drama que tuvieron que soportar estas mujeres. No quiero que se apague la lumbre.
MAITE PZ. DE MENDIOLA ELORZA
 
 

 

EL BUSCADOR

A veces, en mis paseos vespertinos, me acompaña un amigo. “¿Te acuerdas de nuestros años de adolescencia?” —me pregunta— y enseguida acuden vivamente a mi memoria aquellas veladas de insólitas historias que Eric nos contaba. Apareció un frío día de invierno y su llegada trastocó nuestro mundo, ávido de sensaciones.
Sus fascinantes narraciones transmitían enseñanza y nos abrían a nuevos horizontes. “¿Sabéis la historia del buscador de felicidad?” —nos dijo un día con aire sonriente— “Escuchad: Un joven vivía en un pequeño pueblo cuyo ambiente le oprimía. Una mañana decidió escapar de allí y marchó a la ciudad. Incansable, buscaba la felicidad por todas partes. En pos de su objetivo, marchó también a otros países, recorriendo medio mundo. Los años pasaron y, ya en su senectud, decidió volver a sus orígenes sin haber alcanzado su meta.
Al regresar, sentada en la puerta de su casa, esperaba paciente la felicidad”. “¿Comprendéis ahora? —recalcó—. La felicidad no está en las cosas exteriores o en personas, está en vuestro interior. Recordadlo”.
Una tarde como hoy—confieso a mi amigo—salió inesperadamente de nuestras vidas sin despedirse; dejándola impronta en nuestro ser de aquellas lecciones, que aún permanecen como un preciado tesoro.
El día, como nosotros, va feneciendo.
Carlos Igualador

 


El curso 2019-2020 fue un curso extraño, donde la visita del Covid-19, desbarató todo, pero también nos hizo reflexionar sobre la vida y los valores que de verdad deberían importarnos. A pesar de estar confinados, continuamos leyendo y escribiendo y aunque no era lo mismo que cuando estamos en el taller, compartimos nuestros escritos a través del whatsapp e incluso convocamos un concurso de relatos al que denominamos: “Discurso político Idazki 2020”. El relato ganador fue el de Silvia Lobato, una arenga con carácter literario que animó mucho al grupo.


Queridos colegas:
La realización de los deberes del programa, nos obliga al análisis de participación general.
Así mismo, el nuevo modelo de la actividad de la programación on line, ayuda a la preparación y a la realización de la actividad y los deberes por parte de los miembros.
La práctica de la vida cotidiana prueba, que el desarrollo continuo de distintas formas de actividad, facilita la creación de las nuevas propuestas.
Las experiencias ricas y diversas, el aumento constante en calidad de la actividad, garantiza la participación del grupo en el sentido del progreso.
El afán de organización, pero sobre todo el reforzamiento y desarrollo de las clases, cumple la base esencial de Idazki, favoreciendo las directrices del futuro de dicha formación.
Por todo ello, se garantiza la continuidad del taller, ya que cumple con las expectativas iniciales y el modelo de desarrollo de la actividad.
Silvia Lobato Delgado

 

Pilar Corcuera