Centro de atención diurna

Son centros ubicados en municipios de menos de 20.000 habitantes de carácter integrado, asistencial y comunitario en los que se prestan durante el día, servicios de apoyo en las actividades de la vida diaria y de ocio y tiempo libre a personas mayores que, con un grado de autonomía variable, mantienen una estructura familiar o una red de apoyo informales que les permiten continuar residiendo en su domicilio con una aceptable calidad de vida.

  • Los centros ofrecen atención de jornada completa o de media jornada.

  • También se puede acudir al centro sólo a las horas de la comida, o solicitar baño geriátrico o un servicio de lavandería.

  • Es posible solicitar uno o varios de los servicios ofertados.

  • La concesión de alguno de los servicios solicitados puede estar supeditada a la disponibilidad de servicio de transporte.

Se incluyen los Centros Rurales de Atención Diurna (CRAD) y las plazas de atención diurna en viviendas comunitarias de titularidad municipal.

Personas mayores de 65 años que:

  • No están reconocidas como personas dependientes o, si lo están, tener una dependencia de grado I, con una puntuación en el baremo de valoración de la dependencia de entre 25 y 39 puntos.

  • Tienen empadronamiento en cualquiera de los municipios del Territorio Histórico de Álava, próximos a los citados servicios o en municipios cercanos a los mismos, al menos los doce meses anteriores a la fecha de solicitud. Podrán ser estudiadas circunstancias especiales, tales como las personas mayores que residan en situación de rotación familiar.

  • Su estado psico-físico les permita una convivencia adecuada.

  • Cuentan con el informe favorable de la Comisión Técnica de Valoración y Orientación o de la Subdirección Técnica correspondiente.

Vivienda comunitaria

Es un servicio de alojamiento permanente –o, excepcionalmente, temporal- destinado a personas mayores en situación de dependencia (Grado I) que viven en municipios de menos de 20.000 habitantes. Cuenta con apoyo de personal para realizar las funciones de tutelaje, mediación-intermediación, acompañamiento social y supervisión, así como en su caso, atención personal y doméstica.

Tiene por objeto:

  • Facilitar la permanencia de las personas usuarias en el entorno comunitario.

  • Mejorar su grado de autonomía personal, mantenerlo y/o prevenir el deterioro de las habilidades y capacidades que permiten su desenvolvimiento autónomo.

  • Evitar situaciones de aislamiento.

  • Favorecer su sentimiento de seguridad.

Personas mayores en situación de dependencia (grado I) que:

  • Están empadronadas en cualquiera de los Municipios del Territorio Histórico de Álava, al menos, durante el año inmediatamente anterior a la fecha de presentación de su solicitud.

  • Han obtenido informe favorable del órgano valorador o de la Subdirección Técnica correspondiente.

  • En supuestos de rotación entre domicilios de la red sociofamiliar de apoyo este requisito podrá cumplirlo la persona cuidada o cualquiera de las personas familiares cuidadoras siempre que exista convivencia en el momento de presentar la solicitud.

  • No precisan una asistencia sanitaria especializada y/o permanente fuera del alcance y posibilidades de las dotaciones propias de la red de servicios sociales.

  • No padecen trastornos de conducta ni presentan comportamientos que puedan perturbar la convivencia o el funcionamiento en el centro.

  • Aceptan el tratamiento que corresponda, en caso de padecer una enfermedad infecto-contagiosa y/o mental.

Centro de día para personas mayores

  • Recurso que ofrece una atención integral durante el día a personas mayores con el fin de mejorar o mantener su nivel de autonomía personal y de apoyar a sus cuidadores habituales, con el objetivo de mantenerles en su entorno.
  • También se ofrece servicio de transporte.
  • En algunos centros también se presta el servicio en fines de semana y festivos.

Personas mayores de 65 años con dependencia que:

  • Estén empadronadas en cualquiera de los municipios alaveses.

  • Tengan el reconocimiento de la situación de dependencia en el grado correspondiente: Grados I (con más de 39 puntos), II y III.

  • Tengan reconocido este recurso en el Plan Individualizado de Atención.

Centro residencial para personas mayores

Son centros destinados a servir de vivienda habitual y, en su caso temporal, a personas mayores en situación de dependencia que no pueden satisfacer adecuadamente sus necesidades en su entorno habitual, o en alternativas de alojamiento de carácter más ligero, por requerir apoyos de mayor intensidad, ofreciéndose en estos centros una atención integral y continua.

Sus objetivos son:

  • Garantizar a las personas usuarias los cuidados y la asistencia personal necesaria para realizar las actividades de la vida diaria, tratando de mantener su autonomía personal.

  • Que las personas usuarias mantengan o desarrollen, con el apoyo necesario, actividades orientadas a mantener sus relaciones con el entorno comunitario y a participar en el mismo.

  • Que las personas usuarias mantengan las relaciones con la familia y con otras personas residentes o ajenas al medio residencial, y participen, en lo posible, en la vida del centro.

  • Favorecer su sentimiento de seguridad.

Personas en situación de dependencia (Grado II y III):

  • Estar empadronadas en el Territorio Histórico de Álava.

  • Tener 65 años cumplidos

  • Tener reconocida una situación de dependencia.

  • Haber acordado y firmado el Plan Individualizado de Atención con los servicios o prestaciones elegidos entre las alternativas propuestas.

De necesidad:

  • Requerir un apoyo de alta intensidad para realizar las actividades de la vida diaria.

  • No precisar una asistencia sanitaria especializada y/o permanente fuera del alcance y posibilidades de las dotaciones propias de la red de servicios sociales, salvo cuando el centro residencial o la unidad tengan naturaleza sociosanitaria.

  • No rechazar el tratamiento que corresponda, en caso de padecer una enfermedad infecto-contagiosa y/o enfermedad mental.

  • En estancias temporales, ser una persona que precise de una alternativa residencial temporal para afrontar situaciones que conlleven la imposibilidad o grave dificultad de recibir, temporalmente, el debido cuidado en su lugar de convivencia habitual, o para que la persona cuidadora principal y habitual disfrute de respiro.

  • Cuando la estancia temporal en residencia responda a una necesidad sociosanitaria o esté muy directamente asociada a un problema de salud, no se exigirá, para el acceso, contar con el reconocimiento de dependencia, si bien será necesario que, de hecho, exista una situación temporal de dependencia y que la misma se acredite posteriormente.